Escribo este post desde la habitación del hotel, antes de asistir al evento final de presentación de proyectos frente a inversores de Olympo Boxes, la aceleradora de la Cámara de Comercio de Tenerife, donde he podido participar como mentor-entrenador de los distintos equipos, ayudando en diseñar sus estrategias comerciales.

Ver emprendedores motivados, con proyectos increíbles, es un auténtico lujo… Proyectos como un sistema de carga inalámbrica para drones que aumentaría los rangos de vuelo e incluso las funcionalidad de vuelo automático, o un sistema de gestión para prácticos del puerto, que reduce considerablemente los costes, o un sistema para convertir los móviles en receptores de audio de un speaker, lo que suprimiría los carísimos equipos de traducción simultánea, y muchas otras startups interesantes…

Desde luego, el mundo está lleno de mentes maravillosas, personas con ganas de hacer cosas que mejoren el día a día de los demás, y gracias a instituciones como Olympo Boxes, dónde ponen el esfuerzo en empujar estas iniciativas, veremos proyectos como estos funcionando.

Pero no olvidemos algo, para que estos proyectos funcionen, ellos deben tener claro el foco: ¡¡vender!! porque las empresas solo sobreviven si venden.

Mientras, felicidades a todos los que os arriesgáis a montar proyectos, lucháis por una idea, trabajáis duro por una meta, no os rindáis, el éxito siempre llega, aunque no tenga que ser un éxito mundial, aunque tu empresa sea sólo local y te de beneficios como para mantener a tu familia, aunque no seas escalable, ¡¡no te rindas!!